1446 – Robo de acero en Mondragón

Barrenatxo - Molino de Ibarreta (Arrasate/Mondragón - Gipuzkoa)

Arantza Otaduy
Todos los derechos reservados (code): 1311139277508

En 1935 Juan Carlos de Guerra publico en la revista RIEV un interesante artículo sobre la Edad Media de Mondragón. El título del mismo era Oñacinos y gamboinos: algunos documentos inéditos referentes a la época de los bandos en el País Vasco y en él transcribió algunos documentos que recogían la historia de los bandos de Mondragón. En aquella villa medieval dos eran los bandos que ostentaban el poder local, los Bañez y los Guraya. Ambos compartían el gobierno local, pues, gestionar la municipalidad era de vital interés en una época en la que Mondragón era un pueblo próspero y rico, donde se producía el Acero de Mondragón, conocido en toda Europa.

A finales del siglo XV se contabilizaban en Mondragón cinco importantes ferrerías en las que se labraba la raya: Guesalibar; Ybarreta; Legarra; Çalguivar y Çubiate. Si tenemos en cuenta las palabras de Guerra, los cabecillas de los oñacinos, el bando de Guraya, tenían una importante ferrería masuquera en la zona conocida como Arrasate. En cuanto a los gamboinos, entre los que  se encontraba la familia Bañez, eran poseedores de una ferrería en Ibarreta. Esa ferrería también era masuquera y gracias a la energía generada por el molino movido por agua se movía el mazo de la misma.

El poder y la riqueza creó los conflictos entre ambos bandos. Y a consecuencia de la envidia, en septiembre de 1446, los Guraya robaron cuarenta y nueve quintales (± 2.254 kg) de raya de la ferrería de los Bañez. Ochoa Bañez de Artazubiaga, dueño de la ferrería de Ibarreta denunció a los descendientes de Martin de Oro y Lope de Ororen y a Juan de Urisarria ante el corregidor de Vitoria, Mondragón y Vergara, Juan Nuñez de Avila. Juan Carlos de Guerra opinaba que ese robo pudo ser uno de los desencadenantes de la Quema de Mondragón de 1448.

Ibarreta es un enclave unido a la historia de Mondragón. Allí asesinaron a Martin Bañez de Artazubiaga para vengar la muerte de Gomez Gonzalez de Butronen durante la Quema de Mondragón. Y aquel suceso inspiró a Sancha Ochoa de Oçaeta para cantar la endecha a Martin Bañez.

El acero siguió produciendose en la ferrería de Ibarreta y en 1492, cuando los horizontes del mundo se ampliaban y los mondragoneses daban con nuevas oportunidades para prosperar, otro Ochoa Bañez de Artazubiaga obtuvo permiso del obispo de Calahorra para construir la nueva ermita de Ibarreta.

Ese lugar, Ibarreta, es un posible lugar de prospección arqueológica. Allí se guardan vestigios de la rica historia de la Edad Media de Mondragón y, entre todos esos restos el más importante es el molino de Barrenatxo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s